Paraná Ciudad

sábado 13 julio, 2024
sábado 13 julio, 2024

Cáncer: alfabetizar al paciente sobre su enfermedad, un pilar que mejora su calidad de vida

Por Dina Puntin

La doctora Karen Manzur, licenciada en Nutrición y en Psicología, actualmente investigadora, docente y asesora metodológica de la Facultad de Ciencias de la Salud (FCS) de la Universidad Adventista del Plata (UAP) llevó adelante una novedosa tesis doctoral titulada: “Cáncer: alfabetización en salud, experiencia nutricional y autoeficacia en su afrontamiento“.

La misma estuvo enmarcada en su trabajo final para el Doctorado en Psicología de la Facultad de Psicología y Psicopedagogía de la Universidad del Salvador (USAL) bajo la dirección del doctor Ignacio Barreira y doctora Ana Kohan Cortada.

Paraná Ciudad dialogó con la especialista entrerriana para abordar detalles de su exitoso trabajo que mereció la máxima calificación de 10 puntos por unanimidad del jurado.

¿Cómo surgió la investigación “Cáncer: alfabetización en salud, experiencia nutricional y autoeficacia en su afrontamiento”? ¿Qué indicios de la salud oncológica despertaron la necesidad de abordar esta temática?

-La investigación nació a partir de mi experiencia clínica como licenciada en Nutrición acompañando a muchos pacientes con cáncer y sus familias.  Cuando llegaban a la consulta, había pasado mucho tiempo desde el diagnóstico y el tratamiento, por lo tanto presentaban numerosos aspectos nutricionales para abordar como los síntomas asociados al tratamiento por ejemplo náuseas, fatiga, pérdida de apetito y constipación entre otros; sumado a la gran pérdida de peso y la alteración en los valores bioquímicos de los análisis. Este conjunto de dificultades repercutía de forma negativa en su calidad de vida en general, en las actividades de su vida diaria (mayor tiempo acostados), y lamentablemente no pudiendo disfrutar tiempo de calidad con los vínculos más cercanos.  A este cuadro se le agrega que el paciente y su familiar, presentan muchas consultas respecto de la nutrición oncológica debido a la falta de información, por lo tanto el trabajo que realizaba también era educativo, siempre pregoné que mis pacientes y sus familiares aprendan sobre nutrición y sepan cómo cada decisión que iba tomando sobre su alimentación se justificaba desde lo científico y clínico.

 ¿A qué se hace referencia con “Alfabetización en Salud en Cáncer”?

-La Alfabetización en Salud en Cáncer, es la capacidad que tiene el paciente para buscar, comprender, evaluar y utilizar la información para tomar decisiones sobre su salud en relación con el cáncer y su tratamiento. Es muy importante porque las investigaciones  internacionales nos indican que los pacientes con baja Alfabetización en Salud en Cáncer esperan más tiempo entre que experimentan los síntomas y realizan la consulta, tienen más dificultades para cumplir con las indicaciones terapéuticas, mayor número de ingresos a emergencias y estancias hospitalarias más largas.  Por este motivo, es muy importante poder conocer cuál es el nivel de Alfabetización en Salud en Cáncer que tiene nuestro paciente de esta manera podemos identificar a cada paciente y como profesionales sabremos a qué le tenemos que prestar una atención especial respecto a la comunicación y la información que le brindamos. No sólo del ámbito médico y asociado a su tratamiento, sino también todos los profesionales que trabajen con él en este etapa de su vida, por ejemplo un profesional de enfermería al explicarle al paciente sobre cómo realizarse alguna curación que necesite luego de una cirugía, un profesional en nutrición respecto de cómo explicarle el plan de alimentación. Con los resultados de mi investigación doctoral, ahora en Argentina tenemos un instrumento (cuestionario) que permite medir este constructo en los pacientes.

¿Qué es importante preguntar a un paciente oncológico antes de iniciar un tratamiento? ¿Cuál es el rol del psicólogo en esta cadena?

-Sumado a la explicación anterior sobre Alfabetización en Salud en Cáncer y la importancia de poder aplicar el cuestionario al paciente. El segundo cuestionario que ahora tenemos disponible en nuestro país, es un instrumento que permite identificar en qué áreas de la vida del paciente puede necesitar más apoyo mientras transita la enfermedad. Este cuestionario estudia la Autoeficacia en el Afrontamiento al Cáncer, es decir la creencia de que el paciente puede ejecutar con éxito comportamientos asociados al cáncer y su tratamiento. ¿Por qué? Porque la enfermedad va a demandar del paciente comportamientos en distintas dimensiones de su vida, por ejemplo: su capacidad  para seguir trabajando, mantener sus actividades de ocio, comprender la información que le brindan los profesionales, realizarle preguntas a los profesionales de la salud, afrontar los efectos secundarios del tratamiento, mantener la calma mientras recibo el tratamiento, utilizar las creencias espirituales o religiosas para afrontar la enfermedad, buscar apoyo en su familia o en personas cercanas, entre otras. Éstos son algunos de los comportamientos que representan 7 dimensiones de la vida del paciente y que serán afectadas por la enfermedad. Los estudios científicos nos indican que cuanto mayor sea la autoeficacia del paciente mejor afrontará la enfermedad. Con los resultados de mi investigación doctoral, ahora en Argentina tenemos un instrumento (cuestionario) que permite medir este constructo en los pacientes.

En la atención clínica nos permite identificar en qué áreas de la vida el paciente está teniendo mayores dificultades y de esta manera brindarle apoyo, aquí ingresa el rol del licenciado en Psicología formado en Psicooncología.

Los pacientes necesitan transitar esta etapa con un abordaje integral desde el primer momento, por este motivo es fundamental que el licenciado en Nutrición y en Psicología sea parte del equipo interdisciplinario. Los resultados de mi investigación mostraron cómo a medida que aumentan los problemas asociados a la dieta producto del tratamiento, baja la autoeficacia del paciente para afrontar la enfermedad. Estos hallazgos se sustentan a partir de la experiencia de 500 pacientes argentinos que participaron del estudio.

Según documentó la investigación de los 500 pacientes, 438 presentaban problemas relacionados con la dieta, con un promedio de cuatro dificultades cada uno. Las más frecuentes fueron: fatiga, alteración en el sabor de los alimentos, estreñimiento y náuseas. También, se les preguntó con qué frecuencia son derivados para gestionar estos problemas, los resultados indicaron que solamente dos de cada diez pacientes son derivados.

Además, se encontró una correlación negativa entre los problemas dietéticos y la autoeficacia: a medida que aumentan los problemas relacionados con la dieta, disminuye la autoeficacia del paciente para mantener la actividad y la independencia, así como para afrontar los efectos secundarios del tratamiento. “Al enfocar el análisis exclusivamente en aquellos que están recibiendo tratamiento se observó que el aumento de estos problemas no solo disminuye la autoeficacia para mantener la actividad e independencia y afrontar los efectos secundarios, sino que también reduce la autoeficacia total para afrontar la enfermedad”, explicó la investigadora al sitio UAP Noticias.

Considerando que se trata de una investigación novedosa en la materia a nivel país ¿Tiene considerado la forma de aplicación de esta herramienta en distintos servicios de oncología de la región?

-Lo novedoso de la tesis doctoral es la integración entre la Alfabetización en Salud en Cáncer, la Autoeficacia y la Experiencia Nutricional Oncológica de los pacientes, lo cual nos permite no sólo sentar antecedentes nacionales sino también comunicar mediante la publicación de artículos científicos estos resultados ya que no hay antecedentes científicos internacionales que hayan integrado estos tres pilares en un solo estudio, es decir abordar esta realidad tan compleja desde una mirada interdisciplinaria, porque la gran conclusión de mi estudio es que el diálogo entre disciplinas es posible y necesario para brindar una atención de calidad a los pacientes con cáncer en Argentina.

Además de publicar los resultados en revistas científicas, ahora inicia una etapa de difusión en diferentes estratos: académicos, de atención clínica (servicios de oncología) y gubernamentales.

Mi aspiración es lograr que cada paciente que ingrese a un servicio de oncología se le apliquen estos cuestionarios como parte del diagnóstico y acompañamiento terapéutico, para poder detectar sus necesidades y recibir la atención que necesita.

Orgullo de la UAP

A través de su canal de información, la Universidad Adventista del Plata destacó el trabajo de investigación de la doctora Manzur al indicar que la universidad “incentiva a los profesionales de los distintos sectores a continuar especializándose en el área académica”.

Subrayaron que la investigación fue dirigida por la doctora Ana Kohan Cortada, investigadora del CONICET y docente de la USAL y que el tribunal se constituyó por el doctor Ignacio Barreira (director del Doctorado en Psicología, presidente del tribunal y jurado interno), la doctora Melina Crespi (jurado externo por UBA) y el doctor Ricardo de la Cruz Gil (jurado externo por la Universidad Tecnológica de Santo Domingo INTEC, Perú) quien se conectó de forma remota.

“El doctor Ignacio Barreira resaltó el aporte original de la doctora Karen Manzur a la disciplina en relación con lo metodológico: la adecuación de instrumentos para evaluar la alfabetización en salud en cáncer y la autoeficacia. Además, generó evidencia de Argentina para la región y el mundo en esta materia. De esta forma, respondió a la vacancia en el conocimiento de estos temas y contribuyó a la disciplina desde un diseño metodológico original y pertinente”, señaló la UAP.

También la publicación destacó el claro objetivo que sostiene Karen Manzur: “Que todo paciente diagnosticado con cáncer que ingrese a un servicio de oncología se le apliquen estos cuestionarios. De esta manera, podremos determinar su nivel de alfabetización en salud y, en caso de que sea bajo, prestar especial atención a nuestra comunicación como profesionales para asegurar que comprendan las indicaciones. Además, podremos evaluar su autoeficacia y determinar en qué áreas de su vida necesita más apoyo mientras transita la enfermedad”.