Paraná Ciudad

sábado 13 julio, 2024
sábado 13 julio, 2024

Cardiólogos siguen llamando la atención sobre el colapso en la salud argentina

Los cardiólogos intervencionistas de Argentina han anunciado que el próximo 13 y 14 de agosto no se colocarán stents ni se practicarán angioplastias programadas en todo el país. Se denuncian graves problemas en la financiación de la salud y sobre todo en la especialidad.

Esta medida, confirmada por autoridades del Colegio Argentino de Cardioangiólogos Intervencionistas (CACI), surgió como respuesta a la crisis económica que enfrenta la especialidad, con honorarios bajos y falta de insumos esenciales. Los médicos han enviado cartas al gobierno y a las obras sociales buscando una solución urgente para evitar el deterioro de la atención.

Si bien se indicó que la protesta no afectará las urgencias médicas, la medida tiene su correlato luego de las advertencias hechas hace un mes y medio, cuando ya se había señalado la gravedad de la situación. Los cardiólogos esperan que este llamado de atención genere una respuesta rápida y efectiva por parte de las autoridades.

La situación económica adversa, marcada por honorarios insuficientes y el incremento de los costos de insumos, ha llevado al CACI a declarar el estado de emergencia en la especialidad. Los profesionales temen que la falta de acción por parte del gobierno y las obras sociales provoque un deterioro irreversible, comprometiendo la capacidad de los médicos para realizar estas prácticas críticas. Han expresado que la demora en la entrega de insumos por parte de las prepagas y obras sociales aumenta el riesgo para los pacientes.

De persistir la crisis, los cardiólogos intervencionistas advierten que se incrementarán las muertes por enfermedades cardiovasculares en el país, que ya son la principal causa de muerte. La falta de un tratamiento adecuado y oportuno podría llevar a más complicaciones y costos adicionales para el sistema de salud. Los médicos instan a las autoridades a intervenir de inmediato para evitar un colapso en la atención especializada y proteger la salud de la población.

El comunicado que alertó a la población

En mayo de este año, los Cardiólogos Intervencionistas advirtieron a la población que “en el mediano plazo no podrán colocarse más stents ni realizar angioplastias”

A través de un comunicado publicado en su página, el Colegio Argentino de Cardioangiólogos Intervencionistas advirtió “que en el mediano plazo su actividad puede desaparecer, y no podrían ya colocar stents ni efectuarse angioplastias porque según los profesionales nucleados en el colegio se está dando una conjunción de factores que ponen en peligro la mismísima actividad, una suerte de tormenta perfecta sobre esta imprescindible disciplina médica que atiende y asiste a una porción importante de la población”.

“El aumento exponencial del costo de los equipos y los insumos médicos, la baja sistemática de los honorarios profesionales, están mostrando ya consecuencias indeseables, como lo son la reprogramación de prácticas y la demora en realizar las mismas, dilatándose por largos meses, lo que evidentemente pone en riesgo la salud del paciente. De no mediar una solución en el mediano plazo, toda la actividad va a verse paralizada, generando un impacto incalculable sobre la salud de la población a lo largo y a lo ancho de toda la Argentina”.

Según datos de la Word Heart Federation, el 33% de las muertes cada año en el mundo se producen por causas cardiovasculares, lo que representa la pérdida de 20 millones de personas en el mundo.

La visión 2030 de la WHF es reducir un 30% la mortalidad e incidencia de la enfermedad cardiovascular en el mundo.

“En la Argentina, según el último reporte de Estadísticas Vitales de la Dirección de Estadísticas e Información de Salud (DEIS) del MSN, en 2022 se registraron 110.062 fallecimientos por enfermedades cardiovasculares”.

“La cardiopatía isquemia, sobre todo el infarto agudo de miocardio es uno de los componentes de mortalidad más prevenible y que suele afectar la edad activa con pérdida del trabajo, autonomía, necesidad de asistencia médica y medicamentos, efectos que enfrentarán los pacientes y sus familias”.

“A fines del siglo XX la mortalidad del infarto en Argentina se redujo del 15,3 % al 9,7% por el advenimiento de los trombolíticos y la angioplastia con stent. Sin embargo, en las últimas décadas este valor no se redujo producto de la persistencia de barreras en la accesibilidad al tratamiento oportuno. Poniendo en claro que la angioplastia tiene una tasa de reperfusión del 90% y los trombolíticos de 50%”.

“Lejos de poder cumplir la visión de la WHF, nos preocupa que en la crisis actual, pueda incrementarse la mortalidad cardiovascular como ocurrió durante la pandemia”.

“El médico cardiólogo intervencionista tras años de formación lidera equipos de alto rendimiento para realizar complejas intervenciones utilizando materiales y equipamientos sofisticados. Trata pacientes con emergencias graves las 24 horas del día. Sabemos que las enfermedades cardíacas agudas no pueden esperar porque el “tiempo es vida” cuando hablamos del corazón”.

“Una reciente encuesta de opinión entre cardiólogos intervencionistas revela la marcada caída en las solicitudes de procedimientos, mayores demoras asistenciales y dificultades en conseguir los recursos necesarios que llevan a reclamos en la población afectada, sin observarse mejoras en lo inmediato”.

“Frente a las condiciones laborales actuales de los profesionales, observamos mayor migración de especialistas lo que representa la pérdida de talentos. Este efecto sin dudas impactará en los próximos años también en la calidad asistencial del sistema de salud”.

“Por lo antes expuesto, el CACI que ha declarado el estado de emergencia en la especialidad, comunica a la comunidad estas declaraciones”.

El CoBER saludó a los bioquímicos en su día y recordó su 50º aniversario